Mar. Feb 27th, 2024

    Banco Sabadell ha cerrado en 2023 el mejor ejercicio de su historia. El grupo catalán ha obtenido un beneficio de 1.332,2 millones de euros en el conjunto del año, un 55,15% más que el ejercicio anterior, según ha comunicado este jueves a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Los inversores reaccionaron a estos resultados con una bajada del 2,86% en la sesión.

    Con estos guarismos, el Sabadell ha impulsado la remuneración a sus accionistas. El banco vallesano mantiene una política de pay out (parte del beneficio que se destina a repartir entre los inversores) del 50%. Por un lado, la entidad que dirige César González-Bueno ha aprobado un pago de tres céntimos por título a sus accionistas, que se suma a los tres céntimos ya abonados en diciembre. Así, en total, distribuirá seis céntimos a cargo del ejercicio de 2023, un 50% más que los cuatro céntimos por título repartidos el año anterior. Por otro lado, la entidad ha anunciado un nuevo programa de recompra de acciones por 340 millones, por lo que destinará a remunerar al accionista 666 millones, un 55% más que el año pasado.

    El sector financiero español ha contado en estos últimos meses con el viento de cola del cambio de la política monetaria en el Viejo Continente. Las fuertes subidas de los tipos de interés del Banco Central Europeo (BCE) desde julio de 2022 ha ayudado a la mejora de los ingresos de las entidades. En el caso del Sabadell, su margen bruto aumentó en el año pasado un 13,2%, hasta los 5.862 millones. Se vio favorecido por el margen de intereses (+24,3%), que sumó 4.723,2 millones. Mientras que los ingresos por comisiones cayeron un 7%, ya que Sabadell ha adoptado una política de eliminar comisiones a los clientes por su operativa básica, como el mantenimiento de las cuentas o la emisión de tarjetas. De hecho, el 89% de los clientes no pagan comisiones.

    En lo que respecta a la actividad comercial, la cartera de crédito vivo del Sabadell disminuyó un 4%, hasta los 149.798 millones, debido al contexto general de baja demanda de préstamos por los altos tipos de interés. También por la amortización anticipada de hipotecas. No obstante, los diferentes segmentos del crédito han tenido una evolución dispar. Por ejemplo, la concesión de hipotecas ha caído un 34%, el crédito a empresas aumentó un 7% (sumó 11.716 millones) y el crédito al consumo creció un 25% (2.102 millones). Pese a ello, matizó González-Bueno durante la rueda de prensa que es la métrica a mejorar: “El punto débil de toda la industria es la baja demanda de crédito”.

    Por su parte, los recursos de clientes gestionados por la entidad se mantuvieron prácticamente invariables: cerró el año en los 201.449 millones. En concreto, los recursos en productos de ahorro e inversión se situaron en 56.000 millones, tras aumentar en 9.100 millones, impulsado por los depósitos a plazo (7.000 millones) y la suscripción de fondos de inversión (los restantes 2.100 millones).

    Más rentabilidad

    Por el lado del rendimiento, Banco Sabadell ha logrado una rentabilidad sobre el capital tangible (ROTE) del 11,5%, cumpliendo así el objetivo marcado para 2023, después de revisar al alza esta cifra en los últimos años. En un primer momento, la entidad se propuso cerrar el ejercicio pasado con un ROTE del 6%, que elevó en varias ocasiones dados los buenos resultados cosechados y la aceleración del negocio. Primero lo subió al 9% y, más tarde, al 11,5% en el que ha cerrado el año.

    El banco también ha reforzado la solvencia, donde ha registrado una ratio de capital CET1 fully loaded, el de máxima calidad, del 13,2% (+60 puntos básicos). Esto le deja en una posición de fortaleza, con un exceso de capital de casi 950 millones de euros sobre la ratio del 12% fijada por el sector como la barrera a partir de la que existe excedente. Desde la pandemia, el Sabadell ha pasado de estar en el escaparate con el cartel de se vende (en 2020 se llegó a negociar la fusión con el BBVA) a tener ahora incluso la capacidad de poder mirar al mercado.

    Pese a ello, el consejero delegado ha asegurado que no se están preparando para ninguna operación. “Todos los bancos están bien capitalizados, son solventes, no hay ninguna situación de dificultad y aspiran a mantenerse en solitario. No hay previsibilidad de operaciones a corto plazo, al menos nosotros no la vemos”. Eso sí, en caso de que aparezca alguna oportunidad, la estudiarían: “Si hubiese algo a la venta, lo miraríamos, evidentemente”, ha zanjado González-Bueno.

    Por su parte, la tasa de impagos se apuntó un ligero aumento, desde el 3,41% de hace un año hasta el 3,52% actual. “El comportamiento de la morosidad ha sido más sano de lo que se anticipaba”, ha dicho el primer ejecutivo del grupo. Igualmente, el coste del riesgo del crédito (el nivel de dotaciones para insolvencias sobre el total de créditos) se sitúa en 55 puntos básicos, lo que supone un incremento de 11 puntos. Y el banco ha elevado la ratio de cobertura para cubrir la posible morosidad hasta el 56%, desde el 52% de 2022. “La ratio de mora se incrementa en el año no porque se incremente el saldo de dudosos, que disminuye, sino porque ha disminuido el saldo del crédito total”, ha explicado Leopoldo Alvear, director financiero del banco.

    TSB aporta casi 200 millones

    Por otro lado, su filial británica TSB obtuvo un beneficio de 175 millones de libras, un 71% más. Si se mira en euros, pasó de contribuir al banco con 87 millones de euros en 2022 a los 195 millones de euros del año pasado. “Más que duplica su contribución al grupo”, ha incidido el consejero delegado.

    La entidad aumentó un 3,9% su margen recurrente y el margen de intereses se elevó un 4,1%. En los últimos tiempos el banco británico ha dado giro de 180 grados, centrado en un fuerte negocio hipotecario. Además, el grupo ha anunciado que acometerá un plan de mejora de la eficiencia en la filial británica para reducir costes y enfocarse en la aceleración de su actividad hipotecaria.

    También comentó González-Bueno sobre la posible vuelta de la sede del grupo a Cataluña, de la que se ha hablado en los últimos meses dentro de las negociaciones entre el Gobierno y Junts. El consejero delegado ha preferido no entrar en el asunto y afirmó que no había ningún cambio: “No nos parece que sea el momento oportuno para hacer ningún tipo de cambio relevante. No me parece el momento procesal. Vamos a ver qué pasa”, ha zanjado el primer ejecutivo del banco.

    Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

    La agenda de Cinco Días

    Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance

    Recíbela