Lun. Abr 15th, 2024

    Que el Mobile World Congress (MWC) de Barcelona no es lo que era ya quedó claro en otras ediciones. Y es porque la industria de los smartphones tampoco es lo que era. Tras un repunte en el año 2021, por la demanda acumulada durante la época más dura de la pandemia, en 2022 el mercado cayó un 12%, según datos de Canalys. En el pasado ejercicio se vendieron 1.140 millones de unidades, una caída del 4%. El declive se suaviza, pero no se detiene, y los fabricantes se estrujan la mollera pensando fórmulas para renovar las ventas.

    Integrar inteligencia artificial en los dispositivos o lanzar formatos plegables son algunas de las tendencias impresas en los smartphones de este MWC. Una feria descafeinada en el plano de novedades, pues muchos de los terminales que se exhiben ya han sido presentados con anterioridad. Los empujones que antes se daban los fabricantes por lanzar el móvil más espectacular del evento se han trocado en un ceda el paso generalizado. La promesa de focos mundiales —gran parte de la prensa tecnológica mundial acude al Mobile— ni siquiera sirve de aliciente para las marcas.

    Xiaomi ha sido el único gran fabricante que ha lanzado su gama alta, aunque venía precedida de una presentación en China. En sus dispositivos, es la cámara lo que actúa como polo de atracción. Gracias a una alianza con Leica, los Xiaomi 14 presentan cuádruple y triple lente, diseñada para ofrecer versatilidad a la hora de fotografiar diferentes escenarios, en condiciones de iluminación deficientes, a objetivos alejados, muy cercanos o en movimiento. No faltan las dosis de inteligencia artificial (IA) a la hora de hacer las fotos o retocarlas.

    La introducción de la IA en la mejora de la función de cámara, sin embargo, lleva tiempo en el mercado. Concretamente desde 2017, cuando Google la presentó en sus Pixel 2 como complemento ideal al hardware de la lente. Estas habían empezado a crecer en número un año antes, con el Huawei P9, que tenía doble sensor. Todo estaba ahí desde hace tiempo. La novedad ha consistido en suplementar lo que había año a año.

    La nueva ola de IA

    Más allá de la fotografía, la nueva ola de IA, esa que llamamos generativa y se basa en modelos como GPT o Gemini, se presenta como un revulsivo para la industria. La firma analista Counterpoint prevé que en 2024 se vendan 100 millones de smartphones con este tipo de tecnología. Para 2027 serían 522 millones de unidades, un 40% del total.

    En la imagen, el teléfono Samsung Galaxy S24. Albert Garcia

    Los primeros modelos se pueden ver en el MWC 2024. El Samsung Galaxy S24, como ya vimos en su presentación, cuenta con múltiples opciones apoyadas en IA. Permite mejorar las fotos, quitando reflejos, desenfocando en la edición o rellenando fondos mediante generación de píxeles. Pero también cuenta con herramientas para transcribir un archivo de audio, resumir un artículo de cualquier sitio online o traducirlo de manera sencilla. La compañía Samsung ha invitado a EL PAÍS a la feria.

    La tecnología Galaxy AI, que llegará en marzo a los Galaxy S23 y se baraja introducir en generaciones anteriores más adelante, se diferencia de la inteligencia artificial de otros terminales en ciertas funcionalidades. Permite traducir simultáneamente una conversación de una llamada telefónica o facilita la búsqueda de información contextual de cualquier objeto que aparezca en la pantalla haciendo un círculo sobre el mismo.

    Honor ha mostrado su Magic6 Pro en el MWC, presentado antes en China, y ha anunciado su lanzamiento internacional. Está ya a la venta e incorpora el modelo de IA LlaMa 2 (desarrollado por Meta), que devuelve respuestas, al estilo de ChatGPT, y permite la creación de textos. Su función de cámara también presume de inteligencia artificial. Posee un algoritmo que predice el movimiento y permite capturarlo de forma más sencilla imágenes de ultra alta definición. Entre sus tres cámaras destaca el teleobjetivo, de 180 megapíxeles, zoom óptimo de 2,5x y digital, de 100x.

    Los plegables se asientan

    El MWC 2024 también se hace eco de la tendencia a presentar smartphones plegables. Iniciada por Samsung -que ha invitado a EL PAÍS a este viaje- que expone sus Galaxy Z Fold5 y Galaxy Z Flip5, se ha extendido a una gran parte de los fabricantes. Motorola, Huawei, Oppo o la propia Google han lanzado sus dispositivos con bisagra. En 2023, Counterpoint estimaba que se venderían 16,7 millones de este tipo de dispositivos, solo un 1,5% del mercado total. Aunque para este año espera una subida hasta los 30,6 millones de terminales, un 2,6% de cuota.

    Unos visitantes de la feria curiosean en el stand de Xiaomi.Albert Garcia

    Las ventas son escasas, pero aumentan poco a poco y las compañías van tras ese nicho, magro en unidades, pero lucrativo, si atendemos al margen de beneficio. En el MWC 2024 ha aterrizado el Honor Magic V2 RSR, en su versión Porsche Design, que cuenta con una pantalla exterior de 6,43 pulgadas, de 2376×1060 píxeles y con una tasa de refresco de 120 Hz. Al abrirlo aparece el panel interior, de 7,9 pulgadas, con resolución de 2344×2156 píxeles y también a 120 Hz. Un dos en uno, smartphone y tableta a la vez, con diseño inspirado en el Porsche 911 y un precio abultado incluso para un plegable: 2.699 euros.

    En la feria también se puede ver el primer plegable de ZTE, el Nubia Flip 5G. En su caso, tiene una pantalla interna de 6,9 pulgadas, algo mayor que la de un smartphone grande. Plegado parece uno de esos teléfonos de los primeros años 2000, que sacaban a relucir su teclado al abrirse. La tasa de refresco de su panel es de 120 Hz y cuenta con doble cámara de 50 megapíxeles cada lente. Desde el expositor de ZTE confirman que saldrá a la venta en Europa entre marzo y abril y que tendrá un precio a partir de 599 euros. Esto le convertirá en uno de los plegables más baratos del mercado.

    En busca de un acicate

    Rizando el rizo, algunas marcas apuestan por alianzas en el diseño de sus terminales para impulsar las ventas. Si Honor tiene una alianza con Porsche Design, la compañía HMD, propietaria de la marca Nokia ha anunciado una colaboración con la juguetera Mattel. De ahí saldrá, aupado por el éxito de la película de 2023, un móvil temático de Barbie. No hay mucha más información, pero el fabricante tiene planes para asociarse con otras marcas de consumo para desarrollar más diseños en esta línea.

    TCL, por su parte, apuesta por captar consumidores gracias al precio. Ha presentado tres terminales por debajo de los 250 euros. El más económico de todos ellos, el TCL 505, con una pantalla de 6,75 pulgadas, 128 GB de almacenamiento y doble cámara de 50 megapíxeles, cuesta 109 euros.

    El Mobile no da más de sí en dispositivos. Este año hay marcas de móviles que han reducido sustancialmente su presencia —como Oppo—, mientras otras —como Huawei— permanecen orientadas al mercado chino. Los smartphones dan síntomas de agotamiento. Las marcas han surfeado una ola que se pensaba infinita, pero que ha menguado como todas las olas. De momento, quedará varada en la orilla, a la espera de novedades. Que este año no han deslumbrado.

    Puedes seguir a EL PAÍS Tecnología en Facebook y X o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.