Mar. Feb 27th, 2024

    El salario medio de los trabajadores rasos experimentó un acelerón reseñable en 2023: creció un 8,8%, hasta situarse en 26.406 euros anuales brutos. Este dato viene precedido de las importantes subidas del salario mínimo y el desbloqueo de la negociación colectiva gracias al pacto que sindicatos y empresarios firmaron en mayo. Pero, con una perspectiva histórica, ni con este subidón las nóminas ganan poder adquisitivo. Según el informe Evolución Salarial 2007-2023, elaborado por la consultora ICSA Grupo y EADA Business School, los salarios de estos empleados han aumentado un 34,8% en los últimos 16 años, mientras que los precios han crecido un 36,1%. Así, el poder adquisitivo se deja algo más de un punto. Pierden aún más poder de compra los cargos intermedios y los directivos. “La sensación que tenemos es que los salarios no crecen en consonancia con el nivel de vida”, ha reflexionado en la presentación del informe Jordi Assens, profesor de EADA Business School.

    Este informe, que se publica por 17ª vez, se caracteriza por diferenciar a los trabajadores en tres categorías e identificar salarios en promedio: empleados (26.406), cargos intermedios (43.062) y directivos (88.347). El mayor incremento respecto a 2022 es el de los primeros, de un 8,8% (2.137 más), que ganan en torno a tres puntos de poder adquisitivo, ya que la inflación cerró en el 3,55%. También crecieron los sueldos de los directivos (3,2% y 2.816 euros), casi al ritmo de la inflación. Los que salen peor parados respecto a 2022 son los cargos intermedios, cuya retribución media cae un 3,8% y se contrae en 1.716 euros.

    “Estamos asistiendo a una progresiva transformación de las organizaciones que aplanan sus estructuras, lo que implicará menos mandos intermedios y más puestos tecnificados. Aunque aún no podamos cuantificar su relevancia, la inteligencia artificial ya está replanteando las funciones, las responsabilidades y la vigencia de un alto porcentaje de puestos de trabajo. Por lo que, en este escenario global, no debemos aplicar modelos de compensación basados únicamente en incrementos lineales, si no ir a modelos más creativos y sostenibles”, ha comentado David Suárez, director del área de estudios de ICSA.

    Si el análisis echa la vista atrás, no hay ganancia de poder adquisitivo en ninguna categoría. Respecto a 2007, primer año del estudio, los empleados rasos se dejan 1,3 puntos de poder adquisitivo, ya que los salarios crecieron un 34,8% y los precios un 36,1%. Los cargos intermedios se dejan 12,4 puntos de poder de compra y los directivos, 7,5. “Los salarios intentan coger a la inflación, pero no lo consiguen. Así no es posible coger a los países del norte de Europa, es preocupante. Hay factores que nos alejan de ellos que tienen que ver con la productividad”, ha reflexionado Assens. Este experto cree que la única manera razonable y sostenible de obtener una mejor compensación es apostar por la innovación y la formación. Para ello, “los profesionales han de asumir, tanto la adquisición de nuevas habilidades para ser más competitivos (upskilling) como la adaptación para hacer un trabajo diferente (reskilling)”.

    El estudio ha sido elaborado a partir de una muestra que recoge datos salariales de más de 80.000 empleados por cuenta ajena en España, captados a través de encuestas directas y de plataformas tecnológicas.

    El mejor sueldo de los trabajadores, en la industria; de los directivos, en la banca

    Hay diferencias reseñables por sectores, que se hacen aún más llamativas al clasificar por la categoría del empleado. Por ejemplo, los empleados rasos mejor retribuidos son los de la industria (30.171 euros brutos al año), uno de los sectores de más valor añadido y con mayor implantación de los sindicatos. Sin embargo, los directivos de la industria son los terceros de la clasificación (85.868), que lideran los que mandan en banca y seguros (94.124). Entre los mandos intermedios también gana el sector financiero (49.040).

    El detalle indica la siguiente clasificación de retribuciones por sector: entre trabajadores, 30.171 en industria, 28.816 en banca y seguros (el que menos crece), 24.564 en construcción, 21.933 en servicios, 20.966 en transporte y 18.154 en comercio y turismo; entre cargos intermedios, 49.040 en banca, 44.370 en industria, 42.970 en construcción, 42.443 en servicios, 42.045 en transporte y 41.182 en comercio y turismo; entre directivos, 94.124 en el mundo financiero, 90.012 en transporte, 85.868 en industria, 80.043 en construcción, 79.441 en servicios y 72.722 en comercio y turismo.

    Por tamaño de la empresa, el mayor incremento del salario de los trabajadores respecto a 2022 se da en las pequeñas (12,2%, hasta 23.666 euros), justo las más afectadas por las subidas del salario mínimo y por el desbloqueo de la negociación colectiva. En las empresas medianas y grandes, que pagan mejor principalmente por su mayor productividad (28.465 y 29.706 respectivamente), los incrementos son de un 13,3% y un 8%. Respecto a los mandos intermedios, los salarios crecen en las empresas pequeñas un 1,7%, pero retroceden con fuerza en las empresas medianas (-4%) y en las grandes (-7,3%). Sin embargo, donde más crece la nómina de los directivos es en las grandes empresas (6,5%), por encima del alza de las compañías medianas (5,1%) y pequeñas (2,9%).

    Por autonomías, los mejores salarios de trabajadores son los de Madrid (27.987), Cataluña (26.996) y Navarra (26.707), y los peores los de Castilla y León (22.683), La Rioja (22.552) y Extremadura (21.981).

    Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

    La agenda de Cinco Días

    Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.

    RECÍBELO EN TU CORREO

    Suscríbete para seguir leyendo

    Lee sin límites

    _