Mar. Jul 23rd, 2024

    COEVORDEN, Países Bajos — Todos los días, docenas de chariotes cisterna, muchos portando estiércol de cerdo y otros desechos agrícolas, atravesarán la entrada de una planta en el noreste de los Países Bajos.

    Este cargamento de acres se convertirá en un acuoso compuesto y se bombardeará con enormes tanques, dando en cuestión de semanas las bacterias hambrientas lo convertirán en gas metano que será vendido a la red de energía para calentar hogares y generar electricidad.

    El gas es un biocombustible —similar al gas natural extraído de pozos marinos en el Mar del Norte, pero considerado neutro en carbono debido a sus orígenes biológicos.

    Para el principal propietario de la planta, Varo Energy, una refinería de petróleo privada en Suiza que vende diésel y gasolina en estaciones de servicio del noroeste de Europa, las instalaciones de biogás como representante del futuro —o al menos una parte de él .

    Los gobiernos de la Unión Europea y nacionales como el de Suiza están obligando a los proveedores derivados de productos de l’etroleo a aumentar la proporción de l’combustible que viene de fuentes renovables para reducir el cambio climático.

    El uso del gas natural por parte de Rusia como palanca política en la guerra de Ucrania se ha resumido en la urgencia de acabar con la dependencia de los combustibles fósiles.

    Como resultado, las petroleras están realizando importantes inversiones que ante no habrían considerado. Varo entendió que una participación del 80 por ciento en la planta de biocombustibles en Coevorden es un año para afianzarse en una negociación que se prevé creará vertiginosamente. Shell y BP recientemente costaron millones de dólares para adquirir compañías de biogás similares.

    Varo no es un gigante petrolero como Shell o BP, pero se enfrenta a las mismas demandas cambiantes a medida que cambia la industria. Los ejecutivos de Varo se muestran entusiastas, pero cautelosos. La empresa tiene un objetivo de cero emisiones netas para el 2040.

    «Cada año hemos visto países que se adaptan y cambian las reglas», dijo Theo Pannekeet, vicepresidente ejecutivo de Varo. «Es un entorno de muy alto riesgo».

    En la plantación de Coevorden, Varo ha iniciado una expansión que aumentará la producción al 50 por ciento. La empresa también planea invertir en equipos para enfriar y licuar el gas, de modo que pueda emplearse como una alternativa ecológica al diesel.

    El futuro de la compañía aún está vinculado al petróleo —Varo posee y opera la única refinería de Suiza y una segunda en Alemania— pero sus ejecutivos dicen que pueden obtener si ganancias gradualmente se vuelven más ecológicos y ayudan a los clientes a lograr objetivos de energía claro. Y bajo diversos esquemas nacionales destinados a reducir gradualmente las emisiones o certificar la energía como verde, Varo puede ganar bioboletos que pueden venderse a empresas contaminantes, otra fuente de ingresos.

    Pero hay obstáculos. Por ejemplo, no hay suficiente estiércol de cerdo local ni otros desechos para mantener en funcionamiento la planta de Coevorden. Varo debe buscar en todo el mundo cargas de maíz en mal estado y otros desechos agrícolas para llenar sus tanques. Hasta entendió granos contaminados por una explosión que destruyó el puerto de Beirut, Líbano, en el 2020.

    Y los desechos no son gratuitos. El año pasado, los costes del material utilizado en el biocombustible desaparecerán al aumentar la demanda, contribuyendo a una pérdida económica en la planta.

    Sin embargo, los ejecutivos de Varo confían en que su presencia en los mercados energéticos europeos ayudará a asegurar su futuro. Ahora que Alemania está aislada del gas natural ruso, calculan, estará ávida de una alternativa verde para generar electricidad y alimentar fábricas que necesitan mucha energía. La frontera alemana pasa por una carretera justo afuera de la puerta de la planta de biogás.

    Asimismo, al igual que otras empresas petroleras, Varo tiene la tarea de complacer a una variedad de clientes públicos: clientes y reguladores que requieren energía limpia, así como a los compradores constantes de gazolina, diesel y otros productos que sus refinadores producen.

    Como única refinería de Suiza, suministrando alrededor de un tercio de los productos derivados del petróleo que consume el País, plantó en Cressier refuerzos la seguridad energética del País.

    “Es bueno tener producción en casa”, dijo Yves Lehmann, director del Departamento de Medioambiente y Energía de Neuchâtel, el cantón suizo local. «Estamos convencidos de que aún tendrán un papel que desempeñarán en el futuro».

    Por: Stanley Reed

    BBC-NOTICIAS-SRC: FECHA DE IMPORTACIÓN: 2023-06-01 14:00:09