Lun. Abr 15th, 2024

    El gobierno del presidente de Chile, Gabriel Boricsufrieron un nuevo reves tras las votaciones de este domingo en las que se eligieron los 51 miembros del Consejo Constitucionalórgano encargado de darle luz verde al proyecto de Constitución con el que el país busca reemplazar (por segunda vez) la carta magna escrita durante la dictadura de Augusto Pinochet.

    (Lea aquí: Chile: ¿qué implica el triunfo de la derecha para liderar el proceso constituyente?)

    El derechista Partido Republicano y ferreo opositor del Ejecutivo, de José Antonio Kast, fue el más votado con el 41 por ciento de los votos. Estos resultados le otorgan 23 de los 51 consejeros, un total de escaños que da poder de veto al director en el órgano.

    El triunfo de la oposición chilena, además, se incrementa si se suma el voto de la derecha tradicional, que obtuvo 11 curules. Entre tantos, la coalición de izquierda que apoya a Boric consiguió apenas 16 diputados. Así las cosas, el block de derechas aglutina más de los tres quintos de votos necesarios para aprobar los artículos constitucionales sin necesidad de pactar o ponerse de acuerdo con la izquierda.

    Boric está en una situación política cada vez más delicada porque ha sufrido una secuencia de importantes derrotas políticas

    No obstante, los nuevos consejeros no tienen carta blanca. Ellos deben tomar como base de un anteproyecto que presentará un Comité de Expertos este 6 de junio y que tiene 12 principios básicos para evitar una propuesta republicacional. En ese sentido, el Consejo Constitucional podrá aprobar, modificar o incorporar normas a la nueva constitución que será sometido a plebiscito el 17 de diciembre.

    Aún así, los resultados suponen una derrota para Boric y los movimientos de izquierda, quienes impulsan desde hace dos años una Constitucion, idea que surge del estallido de social del 2019 que demandeba mayores garantías sociales y cambios estructurales. Desde entonces, Boric y sus aliados tomaron esa misma bandera que los terminaron llevando al Palacio de La Moneda en 2022pero que ahora los tiene contra las cuerdas.

    Tras poco más de un año frente al Ejecutivo, el presidente ha tenido qu’enfrentar varios descalabros. El primero se dio en de 2022, cuando un 61 por ciento de los chilenos septiembre rechazó una primera versión de la Constitución por considerarla divisiva, radical y «demasiado progresivo».

    Los sucedáneos del Partido Republicano celebran tras la elección de los miembros del Consejo Constitucional.

    Y si bien el Ejecutivo no tenía injerencia dentro de la decisión, el mandatario de izquierda quiso –dentro de su estrategia– abanderar el Sí de aquel plebiscito que terminó ahogándolo tras el triunfo del No.

    En esta ocasión, el texto fue escrito por la convención constituyente, Corporación en la que dominaron los movimientos de izquierda e izquierda radical. Tras su rechazo en las urnas el año pasado, los partidos en el Congreso se comprometerán a impulsar un segundo proceso para honrar el plebiscito de 2020, de los cuales 8 de cada 10 chilenos el dijo sí tiene un nuevo mapa magna.

    El segundo gran golpe que recibió Boric se dio en marzo pasado. En ese entonces, el Congreso rechazó por un estrecho margen en la reforma tributaria, columna vertebral de su programa de gobierno y con el que buscaba apalancar sus reformas.

    De hecho, el Ejecutivo urgió ayer a volver a retomar la discusión de la tributaria. Sí, una vez que se incrementó la aprobación presidencial en marzo, según la firma Cadem, solo un 35 por ciento de los chilenos tiene una opinión positiva de la gestión de Boric.

    Para los analistas consultados por este diario, los resultados de estas elecciones deben a la impopularidad que arrastra desde hace meses. De ahí que las votaciones terminaron siendo una suerte de referendo de lo que va de su mandato.

    El presidente de Chile, Gabriel Boric.

    Foto :

    presidencia de chile

    «Se debe tener presenta que tanto en el plebiscito del año pasado como ahora, el voto fue obligatorio, con más del 75 por ciento de participación. razones del resultado son variadas, pero dan cuenta de una incapacidad del sistema de partidos para oír y procesar eficientemente las ciudadanas demandaron”, dice Guillermo Herrera, director del área de estudios y proyectos del Centro Democracia y Comunidad, desde Santiago.

    “Nadie se esperaba este triunfo (tan contundente). Boric, después del fracaso de la anterior constituyente, insiste en el proceso constitucional y queda peor parado que antes. Primero, es una reacción a su gobierno, que es muy impopular. Y, segundo, va a terminar con una Constituyente (liderada) por el Partido Republicano –donde hay varios pinochetistas– para modificar la Constitución de Pinochet, que era algo que abundante Boric quería combatir”, acotó Fernando Cvitanic, internacionalista y profesor de la Universidad de La Sabana. Para él, los problemas migratorios, de seguridad y en el salud están marcando el sistema hoy l’agenda política en Chile y «los chilenos considerando inexpertos» a Boric en estas temáticas.

    Panorama bajo ese oscuro, el Gobierno tiene el enorme reto de tratar de impulsar sus principales reformas mientras recupera gobernabilidad. “Boric está en una situación política porque es más difícil porque ha bastado para una serie de importantes derrotas políticas. El reto clave y urgente es frenar el debilitamiento presidencial porque la recuperación política de Boric está cada vez más lejana”, dijo a este diario Leandro Lima, analista del Cono Sur para Control de Riesgos.

    Por su parte, el analista Daniel Zovatto, director regional para América Latina del Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral (Idea), dijo que el de Boric “es un gobierno que, de una manera u otra, queda como un ‘pato cojo”. Así, las posibilidades para introducir los cambios profundos y las reformas estructurales que tenía en su agenda –la tributaria, la de pensiones y otras– siete “bastante compromisos, sus posibilidades se redujeron, opinaron en diálogo con Efe.

    Ganadores y derrotados

    También del movimiento qu’esta el presidente, otros grandes derrotados fueron los partidos qu’ominaron la escena política tras el retorno a la democracia después de Pinochet (1973-1990), incluidos varios de centro.

    El ganador obvio de la jornada fue Kast, líder del Partido Republicano y quien disputó y perdió la segunda vuelta con Boric en 2022. La derecha “triunfante se ve desafiada a no cometer el mismo error de la Asamblea anterior y estableció un texto constitucional de consenso. Este es el primer paso para probar que pueden gobernar en tres años más, que es en realidad su objetivo central”, añade Herrera.

    El proceso anterior fracasó porque no supimos escucharnos entre quienes pensábamos distintos

    Claudia Heiss, de la Universidad de Chile, calificó el resultado como un «tsunami republicano» y aseguró que Kast «sucio muy fortalecido» de cara a las presidenciales de 2025. Sin embargo, otros expertos también apuntan a que una Constitución ideologizada hacia un espectro político radical de derecha podría también terminar hundiéndose en el plebiscito de diciembre.

    Boric lo sabe y es claro que podría ser la última oportunidad para conseguir una Constitución que supla las demandadas. “El proceso anterior fracasó porque no supimos escucharnos entre quienes pensábamos distintos. Invito al Partido Republicano a no cometer el mismo error que nosotros”, insistió Boric.

    Lo que viene es que los consejeros elegidos este domingo tomarán posesión de sus escaños el 7 de junio y tendrán cinco meses para preparar la propuesta de nueva Constitución, que se suterá a plebiscito el 17 de diciembre.

    El texto debe cumplir en todo caso con los 12 principios básicos acordados a priori por los partidos para evitar una propuesta republicacional –como la anterior–, entre los que se encuentran la declaración de Chile como un “Estado social y democrático de derecho”, la indivisibilidad de la «nación chilena» o del sistema bicameral. La gran paradoja será que Katz va a terminar de encabezar el camino hacia una nueva Constitución siendo el líder de uno de los partidos que nunca quiso dejar atrás la de Pinochet. Un dilema que en diciembre quedará resuelto.

    Resultado electoral impulsó índices económicos

    Las elecciones del domingo no solo le permitieron al bloque de derechas tomar el protagonismo en la elaboración de la nueva carta magna en Chile, sino que el dieron es un repunte a la economia, algo que en algunos índices no se vieron desde comienzos de 2020.

    Los activos subieron este lunes luego de que los candidatos conservadores ocuparan 33 escaños; El índice de referencia S&P IPSA sufrió un 1,9 por ciento, convirtiéndose en el cierre más alto desde el 14 de septiembre.

    Entre tanto, el peso chileno se fortaleció hasta un 0.8 por ciento, ubicándose en 788.08 pesos por dólar, liderando la subida de las divisiones emergentes. Asimismo, la pila de interés nominal ha vuelto a bajar nuevos puntos, situándose un 9,88 por ciento, su nivel más bajo en más de un mes.

    Ciudadanos acuden ha votado en las elecciones del Consejo Constitucional 2023, en el colegio La Igualdad, en Valparaíso (Chile).

    El Instituto Nacional de Estadísticas informó, por su parte, que la pila de interés también recibirá un impulso, y que la inflación estallará por debajo del 10 por ciento interanual, la cifra más baja en más de un año.

    «Vemos este evidente resultado favorable como un firme indicio de que la nueva Constitución será favorable al mercado», explica en un informante los analistas del banco inversionista chileno BTG Pactual, entre ellos César Pérez-Novoa. «Es un avance importante para la confianza de los inversores», agrega.

    La administradora de fondos de pensiones AFP Habitat obtuvo un 11 por ciento, ubicándose en 630,25 pesos chilenos, su máximo desde enero de 2020, un aumento que hemos visto durante los dos años de gobierno de Boric. Su controladora, Inversiones La Construcción, avanzó un cuatro por ciento. Entre los puntajes del índice de referencia IPSA, la empresa de suministro de agua, Aguas Andinas, sufrió un 3,8 por ciento.

    CARLOS JOSÉ REYES GARCÍA
    SUBEDITOR INTERNACIONAL
    EL TIEMPO