Mar. Jul 23rd, 2024

    Allá historia de las primeras estrellas de nuestro universo se parece, y mucho, a la de una ‘estrella de rock’. Nacieron de la nada, se cerraron en algo súper masivo y aparecieron repentinamente dejando su paso una poderosa huella que sirvió para inspirar a las generaciones posteriores. En el mundo de la astrofísica, de la misma manera que ocurre en el de la música, para entender dónde está nuestro entorno es imprescindible oír hablar de ondas venenosas. Por eso mismo es tan importante lo que leerán a continuación: un equipo de astronomos europeos ha logrado captar las ‘huellas’ que abandonaron las primeras estrellas cosmos de nuestro.

    Para escuchar la importancia de este descubrimiento hay que dar un paso atrás y viajar ni más ni menos que unos 13.500 millones de años atrás en el tiempo. Por aquel entonces, el universo todavía estaba en pañales (es decir, apenas tenía entre un 10 % y un 15 % de su edad actual). Fue entonces cuando, en medio de tanta oscuridad, nacieron las primeras estrellas. Se trataron de astros muy sencillos (solo compuestos de hidrógeno y helio) pero que eran más que suficientes veces que nuestro propio sol.

    «Vive rápido muere joven»

    Estas primeras estrellas siguieron la filosofía de ‘vive rápido, muere joven’ (‘Vive rápido, muere joven’). Primero brillaron con mucha intensidad y después, en el apogeo de su juventud, explotaron en poderosas supernovas y se apagaron para siempre. La explosion de las primeras estrellas acabara con elementos quimicos mas pesados ​​(como el carbono, el oxigeno y el magnesio que recubria su capa mas exterior) que, a su vez, se quedaron sumergido en tubos de gas que por aquel entonces ya existian en el universo.

    «Es la primera vez que se ha podido identificar la huella química de estas explosiones»

    andrea saccardi

    El hallazgo presentado este miércoles en la revista ‘Astrophysical Journal’ es justamente esto. Gracias al Observatorio Europeo Austral (ESO), ONU equipo internacional de astrónomos ha conseguido detectar la ‘firma quimica’ que ya la explosion de las primeras estrellas del universo en gas muy lejano muy nubes. «Es la primera vez que ha podido identificar la huella química de estas explosiones», explica andrea saccardidel Observatorio de Paris (PSL) y primer autor de este trabajo.

    Relicarios del Big Bang

    noticias relacionadas

    Según explica los científicos que han liderado este trabajo, las tres nubes de gas que protagonizan este estudio tienen exactamente la misma composicion quimica que se espera encontrar la explosión de las primeras estrellas del cosmos. La detección de esta firma como químicas, según explica la astrofísica Estefanía Salvadori, no solo da pistas de esas explosiones sino que, además, permite estudiar cómo fueron los primeros astros del universo. «Las estrellas primordiales pueden estudiar indirectamente al detectar los elementos químicos que dispersaron en su entorno después de su muerte”, explica esta investigadora de la Universidad de Florencia y coautora de este trabajo.

    «Las estrellas primordiales pueden estudiar indirectamente para detectar los elementos que se dispersan tras su muerte»

    Los restos de estas estrellas son, además, unas verdaderas reliquias del big bang. Es decir, que proporcionó una nueva pista para escuchar cómo fue el origen de nuestro universo. Gracias a los elementos químicos que se generan tras la explosión de los primeros astros podemos nacer lo que los expertos conocen como estrellas de segunda generacion. «Formaron de las ‘cenizas’ de las primeras», explican. «Este estudio ha encontrado las cenizas del universo primitivo y, así haciendo, ha añadido una pieza más al este rompecabezas sobrio el cosmos», añade Salvadori.