Mar. May 28th, 2024

    Losturcos votará este domingo en unas elecciones cruciales que podría prolongar el dominio de dos décadas del presidente Recep Tayyip Erdogan o llevar al país mayoritariamente musulmán hacia la secularización.

    Con una camisa azul y la expresión cansada, el presidente destacado y el candidato Recep Tayyip Erdogan acudió a su colegio electoral en Üsküdar, un barrio conservador de estambulpara votar, donde deseó «un futuro próspero al país ya la democracia turca».

    Erdogan, que no quiso dar ningún pronóstico, dijo el «entusiasmo de los electores» particularmente en las zonas más afectadas por el terremoto del 6 de febrero, que dejó Al menos 50.000 muertos.

    El candidato de la oposición, Kemal Kilicdaroglu, votado poco antes en Ankara. «Hemos echado de menos la democracia», declaró con una sonrisa.

    «Ya verán, la primavera volverá a este país si Dios quiere y durará por siempre», agregó, en referencia a uno de sus eslóganes.

    En una Turquía profundamente divididael duelo para elegir al decimotercer presidente del pais, un siglo despues de la fundacion de su republica, promisee estar igualado.

    Este proyecto es una gran participación.

    Los colegios electorales ya cerraron tras nueve horas de votación para elegir a los 600 diputados del Parlamento y al nuevo presidente.

    La jornada electoral transcurrió sin apenas incidentes. La junta electoral central informó a un miembro de una mesa que había pasado y la oposición ha denunciado algunas irregularidades y supuestas manipulaciones de votos.

    Distintas fuentes y medios informan que la participación será superior a la habitual, en un país donde solo superan el 80%. Canan Kaftancioglu, el presidente del partido socialdemócrata CHP, el principal de la oposición, ha asegurado por ejemplo que en Estambul la participación podría llegar al 90%.

    El oponente turco Kemal Kiliçdaroglu.

    Foto :

    EFE/ Aysegül Uçar

    Elecciones presidenciales en Türkiye: ¿está el país polarizado?

    El país está polarizado entre los dos principales candidatos, el presidente islamoconservador Erdogande 69 años, en el poder desde hace veinte, y su oponente Kemal Kiliçdaroglu, de 74, jefe de un partido socialdemócrata laico, el CHP.

    Para asegurar la victoria a primera vista es necesario al menos el 50% de los votos más uno.

    El tercer candidato en disputa es Sinan Ogan, a quién los probes atribuyen apenas unos puntos.

    «Lo importante no es dividir a Turquía», dijo Recep Turktan, un votante de 67 años que esperaba delante de su colegio electoral en Üsküdar.

    En este país de 85 millones de habitantes están registrados 64 millones de electores, que también fueron elegidos por el parlamento, que tradicionalmente han votado con tasas de participación superiores al 80%.

    El buen humor y el ambiente festivo abundaba entre los electores en esta jornada, que coincide con el Día de la Madre en Turquía.

    “La economía no es la prioridad, debemos empezar por la base: restaurar los derechos humanos y la democracia, recuperar nuestra dignidad”, consideró Hande Tekay, de 55 años, en el elegante barrio de Sisli, en Estambul.

    «Yo digo que hay que seguir con Erdogan», pide al contrario Nurcan Soyer delante del colegio electoral del presidente destacado.

    El presidente de Turquía.

    ¿Cómo llega la economía de Turquía a las elecciones?

    Kiliçdaroglu, líder del Partido Republicano del Pueblo (CHP) de Mustafa Kemal Atatürk, fundador de la Turquía moderna, encabezará una coalición de seis partidos qu’abarca desde la derecha nacionalista hasta la centro-izquierda liberal.

    También recibió el apoyo del partido prokurdo HDP, la tercera fuerza política del país.

    En 2018, en las últimas elecciones presidenciales, el Jefe de Estado ganó el primer premio con más del 52,5% de los votos. Si esto es vez tuviera que disputar una segunda vuelta, el próximo 28 de mayo, ya sería un reves para él.

    Erdogan ha prometido responder al resultado en las urnas, que serán monitoreadas por cientos de kilómetros de observadores electorales de los bandos, y en las urnas.

    En esta ocasión, el presidente llega a la votación en un país golpeado por una crisis económica, con una moneda devaluada a la mitad en dos años y una inflación que superó el 85% en otoño, además del dramático terremoto en febrero, que puso en tela de juicio su omnipotencia.

    Su rival, Kemal Kiliçdaroglu, apostó por el apaciguamiento y promisee restaurar el estado de derecho y respetar las instituciones, afectado en los últimos diez años por la riva autocrática de Erdogan.

    Según las encuestas, sus discursos breves y tranquilos, en contraste con Erdogan, el conquistador tiene la mayoría de los 5,2 millones de jóvenes turcos que votaron por primera vez.

    Para el politólogo Ahmet Insel, exiliado en París, «la derrota de Erdogan demostraria que podemos suelo de una autocracia consolidada a través de las urnas».

    Turquía, país miembro de la OTAN, tiene una posición privilegiada entre Europa y Oriente Medio y es un importante actor diplomático.

    Los centros de votación cerrarán a las 17h00 (14h00 GMT) y espera que las primeras estimaciones conozcan oficiales unas cuatro horas después.

    AFP